página de bienvenida

Consulte estos diversos estudios en las Cartas de Pablo

Meditaciones en las Epístolas de Pablo

ATENCIÓN: La mayoría de los estudios que se presentan a continuación son estudios de encuesta destinados a discutir los propósitos de cada Epístola como un todo y a aplicarlos correctamente sobre la base de una comprensión holística correcta. Aunque, por supuesto, siempre se incluyen algunos de los detalles de cada Carta, debe consultarse una buena Biblia de estudio para obtener ayuda con los detalles específicos. El objetivo de cada hoja de trabajo y de las notas que la acompañan es promover la meditación y el debate.

PRIMEROS TESALONICENSES

Uno de los principales propósitos de la primera carta paternal de Pablo a los tesalonicenses era animar a los creyentes, en su mayoría gentiles, de la joven iglesia a llevar una vida pura y centrada en Dios (2:10-12). En el último capítulo, hay muchos mandatos que muestran lo que implicaba esto. ¿Cómo agruparías los mandatos de 5:14-22? El siguiente cuadro muestra una forma de hacerlo.

El primer grupo de mandatos (en 5:14-15) tiene que ver con las relaciones interpersonales y los problemas dentro de la iglesia. El segundo grupo (5:16-18) tiene que ver con la oración, la alabanza y la acción de gracias y, por lo tanto, se centra más en Dios mismo. El tercer grupo (5:19-22) tiene que ver con el cuidado de la predicación y la enseñanza. Los mensajes debían ser probados para ver si realmente eran de Dios o no, ya que la falsa enseñanza llevaría a una vida impía.

Los nuevos creyentes habían sido salvados para servir al Dios vivo y verdadero (1:9), y habían recibido el Espíritu Santo para poder servir. Esto era una gran provisión y alegría para ellos (1:8, 5:16), pero, por supuesto, todavía eran imperfectos (5:19). Por lo tanto, después de los muchos mandatos, Pablo escribió sobre la futura obra perfeccionadora de Dios (5:23-24).

Aunque se les exhortaba a abstenerse de toda forma de maldad (5:22) y el Espíritu Santo les había capacitado para ello (4:3-8), Pablo sabía que todos fallarían en alguna medida. Por eso, el Apóstol no terminó con este poderoso mandato (5:22). Como todos los creyentes sinceros que se deleitan en la voluntad y la palabra de Dios, los tesalonicenses necesitaban confiar en Dios para su futura obra de santificación (5:23-24), así como hacer lo mejor posible para servir al Señor en el presente. (Recuerde Primera de Juan 1:9.)

Los mandatos de 5:14-22 no se dieron sin la promesa de 5:23-24, y la preciosa promesa de 5:23-24 no anula la responsabilidad de servir que se ve en los mandatos.

TITUS

Al ser la epístola pastoral más corta de Pablo, Tito es mucho más concisa que Primera y Segunda Timoteo, aunque cubre algunos de los mismos temas. Por ejemplo, Pablo escribió a Tito sobre las cualificaciones de los ancianos (1:5-9), como lo hizo también con Timoteo (1 Tim. 3:1-7), pero el apóstol no escribió a Tito sobre los diáconos (1 Tim. 3:8-13). Quizás esto se debió a que la situación en Creta necesitaba una corrección a un nivel más fundamental. Así que en lugar de escribir una larga carta a Tito, Pablo se limitó a escribir sobre asuntos básicos, empezando por la cultura pecadora y enferma.

Las condiciones de la isla de Creta, como sus buenos puertos, hacían posible que los cretenses fueran ociosos y perezosos pero estuvieran bien alimentados (1:10-12). Además, el aspecto pecaminoso de la cultura, incluida la deshonestidad rampante (1:2, 12), había impactado a todos en la isla, de modo que los testimonios de las nuevas iglesias que Pablo había iniciado aún no eran como debían ser (3:14).

La necesidad más urgente era que se nombraran líderes piadosos (ancianos) en cada ciudad (1:5-9) para que se pudiera hacer frente al modo de vida pecaminoso de los isleños y a las falsas enseñanzas y creencias que había detrás (1:10-16). Probablemente, esta es la razón por la que el nombramiento de buenos líderes se menciona por adelantado en Tito 1:5-9, a diferencia de lo que ocurre en Primera Timoteo, donde aparece en el capítulo tres.

Para que hubiera hombres y familias piadosos, Tito debía enseñar y exhortar a los hombres mayores, a las mujeres mayores, a los hombres jóvenes y a los esclavos de las iglesias sobre cómo vivir (2:1-10). Pero, curiosamente, no se le ordenó enseñar a las mujeres más jóvenes. Eso lo debían hacer las mujeres mayores (2:4-5), ya que Tito debía tener cuidado de evitar la tentación y cualquier apariencia de impureza.

Toda la enseñanza y la amonestación a los creyentes debía tener como resultado el hacer el bien y tener un buen testimonio (2:5, 10). Fíjese en la frecuencia con la que se mencionan las buenas y buenas obras (1:8,16, 2:3,5,10,14, 3:1,8,14). Sin embargo, para que no se malinterprete este énfasis, Pablo también dejó claro que la salvación no es por nuestras buenas obras (3:5,7), sino por la obra de Cristo y la gracia de Dios (3:4-7). Esto concuerda con la enseñanza de Pablo en Efesios 2:8-10, así como con la de Pedro en Segunda Pedro 1:5-11.

Lo que era bueno también era sano (1:9,13, 2:1,2,8), especialmente la enseñanza sana (1:9, 2:1,8). Así que el plan misionero de Dios y de Pablo era establecer iglesias sanas y bíblicas en Creta que tuvieran un buen testimonio para los de fuera porque los miembros de la iglesia vivían de forma diferente (2:14). Sólo las iglesias con tal diferencia tienen un impacto duradero en los que las rodean.

A la inversa, Pablo no dio, por ejemplo, consejos sobre cómo atraer a la gente a la iglesia a través de eventos sociales sensibles a la búsqueda. Además, el apóstol se mostró en su mayor parte negativo con respecto a la cultura cretense, aunque, para ser justos, citó a un poeta cretense para ayudar a hacer un punto negativo en 1:12. La literatura sobre el crecimiento de la iglesia tiende a ser demasiado positiva sobre la cultura contemporánea.
Además, gran parte de la literatura misionera hace hincapié en la necesidad de adaptarse a la cultura, citando Primera de Corintios 9:22. Esto es lo que debería ser, pero Tito 2:10-16 y la necesidad de oponerse a los aspectos pecaminosos de una cultura a menudo se pasan por alto en el proceso. Es un grave error estar centrado en la cultura en lugar de estar centrado en Cristo.

PHILEMON

Filemón es la epístola más corta de Pablo, pero también es la carta más relacional del apóstol. Actuó como mediador entre Filemón, un prominente cristiano de Colosas, y Onésimo, su esclavo fugitivo que podría haber robado algunas cosas a Filemón. (Tanto Filemón como Onésimo se habían salvado a través del ministerio de Pablo). Así que una de las principales aplicaciones de este breve libro es que debemos, como Pablo, intentar ayudar a otros creyentes a trabajar bien juntos y a superar las ofensas. Por lo tanto, Filemón es algo parecido a Filipenses 4:1-6. La reconciliación, por supuesto, suele implicar el arrepentimiento y el perdón.

Filemón es triangular porque se trata principalmente de tres personajes principales. Así que una de las mejores maneras de estudiar la epístola es pensar y discutir sobre Filemón, Onésimo y Pablo uno tras otro. Los tres se parecen en algunos aspectos, pero sus diferencias conducen a diferentes aplicaciones prácticas. ¿Cómo debemos ser como Onésimo, Filemón y Pablo?

Filemón es algo controvertido porque Pablo no condenó directamente la esclavitud. Sin embargo, sí habló de la relación de Filemón y Onésimo como hermanos en Cristo. Así, Pablo se opuso a los abusos de la esclavitud. (El tono respetuoso de la carta y la falta de muchos mandatos encaja bien con esto). Para más información sobre la esclavitud, véase Colosenses 4:1 y las notas de una buena Biblia de estudio.

Lamentablemente, la mayoría de los teólogos descuidan Filemón porque es práctico y relativamente fácil de entender en comparación con los capítulos 1 a 11 de Romanos, por ejemplo. Sin embargo, el concepto de que una persona asuma la deuda de otra (19) es un aspecto importante de la doctrina de la salvación y está en consonancia con las enseñanzas de Pablo en otros lugares. Por otra parte, la teología práctica y temas como el perdón mutuo y la oración por los demás no deben saltarse a la ligera. Filemón es profundamente práctico para todos los creyentes, aunque originalmente estaba dirigido a un individuo.